Como no perderse en Venecia

Como no perderse en Venecia

Mireia Marin

Pasión por la fotografía, amor por los viajes

Aterricé en Venecia de noche tras una hora y cuarenta y cinco minutos de vuelo desde Barcelona. Enseguida quedé cautivada por una ciudad de otra época, en la cual viví una experiencia, seguramente, única. Embarque en el “Vaporetto” ( una especie de autobus acuático) casi a las doce de la noche y no llegué al hotel hasta una hora más tarde. Durante el trayecto me di cuenta de lo diferente que es todo en esta ciudad. Hay farolas flotantes, en las paradas del bus hay que lanzar amarras y los taxis son potentes lanchas de madera que van de aquí para allá sin descanso.  Era verano, viernes, poca gente en la calle, los días siguientes serían inolvidables.

“Saludó al mar con los ojos, y su corazón se llenó de alegría al contemplarse tan cerca de Venecia.”

Thomas Mann

San Marco

San Marco

MireiaMBeyourself — Cuando me desperté el primer dia y salí a la calle, parecía estar en un sitio distinto al que había llegado la noche anterior. El trasiego de gente era casi infinito, así que sin dudarlo me adentré en aquella jungla de gente. Mi hotel se encontraba muy cerca de la plaza San Marco así que fue mi primer destino. Por suerte era verano y la plaza se encontraba seca (había escuchado que en ciertas epocas del año se inundaba). Me sorprendió el tamaño nada más llegar y la espectacularidad de su arquitectura, me enamoré de su torre veneciana y me quedé con las ganas de visitar la basílica que preside la plaza pero la cola era larga y mi tiempo corto.

La plaza de San Marco fue mi primer alto en el camino, a destacar su torre y su basílica, mi primer descanso fue en el famoso café Florian, no debes perderte este encantador local en plena plaza de San Marco.

Palazzo Ducale

Palazzo Ducale

Para mi segunda parada no tuve que desplazarme demasiado, se puede decir que el Palacio Ducal se encuentra en la plaza San Marco, pegado a la basílica pero de cara a la laguna. La suntuosidad de este magnífico edificio es abrumadora, el pórtico que lo rodea es espectacular, sin duda una obra maestra del gótico italiano. Me impresionó el reflejo del sol en su fachada de mármol, que le da un halo especial al edificio.

En el lateral contrario a la plaza de San Marco, el edificio tiene uno de los puntos históricos, paso obligado de todas las rutas gondoleras de la zona. Se trata del puente de los suspiros, un edificación barroca que comunica la antigua prisión de la inquisición con los calabozos del palacio. Se decía que, por sus pequeñas ventanas, los condenados veían por ultima vez el cielo y el mar, con la iglesia de San Giorgio Maggiore al fondo, y suspiraban pensando, que con toda probabilidad, sería la última vez que lo podrían contemplar.

Puede fotografiarse desde el exterior o visitarse desde la ruta por el palacio ducal, haciendo el denominado “itinerario secreto”, donde podreis comprobar como resuena el eco de vuestros propios suspiros.

Ponte di Rialto

Ponte di Rialto

Mi tercer parada, y visita imprescindible en Venecia, es el más antiguo de los cuatro puentes que cruzan el Gran Canal, el famoso Puente de Rialto. Es un punto neurálgico de la ciudad ya que, a uno de los lados se encuentra el abarrotado mercado de Rialto, el cual también recomiendo visitar por su enorme colorido y porque estareis pisando un lugar donde ya había un mercado allá por el año 1097!!

El puente en si es una maravilla de la ingeniería sin duda, tiene un paso central formado por una gran escalinata con diminutos y pintorescos comercios a ambos lados. (no podreis resistiros a entrar en más de uno). En una de las partes exteriores hay otro paso desde donde contemplar el Gran Canal desde lo alto del puente.

Dicen que el puente se ha hundido en un par de ocasiones, cuando aun era de madera, no lo pongo en duda viendo la cantidad de gente que se agolpa en el mítico puente.

Góndolas

Góndolas

Si visitas Venecia seguramente no podrás resistirte a dar un paseo en Góndola. Lógicamente no será algo barato, 80 € el viaje básico de 30 minutos ( 100€ a partir de las 19:00 horas, el romanticismo del atardecer veneciano se paga a parte), que teniendo en cuenta las multiples maniobras que debe hacer el sufrido gondolero para arrancar desde algunos puntos, se convertiran en 25 minutos y gracias. De todas maneras si te recorres Venecia comprobaras que hay múltitid de ofertas, algunas más caras como el paseo con el gondolero haciendo de guía turístico (suele durar un poco más) y las serenatas, que se suelen hacer en grupo y en las que uno o varios músicos interpretan temas típicamente italianos, y otras mucho más económicas. Sumérgete en la ciudad y podras montarte en Góndola a un precio más ajustado.

Desplazamiento

El desplazamiento por la ciudad puede resultar arduo y pesado. Lo más recomendable para visitar multitud de lugares es utilizar el Vaporetto y sacar un tiquet de viajes ilimitados. Yo saqué un billete de 24 horas a razón de 26€ por persona, y lo exprimí al máximo. El resto de días me dedique a desplazarme a pie, mezclándome entre los lugareños, la ciudad parece pequeña, pero si empiezas a patearla puede resultar interminable.

Mapa de la lineas de Vaporetto

Antes de viajar a Venecia recominedo visitar la web Venezia Única, en su versión en español, donde podreis ver las últimas ofertas, eventos y donde podreis reservar y comprar todo por anticipado para no hacer colas ni llevarse sorpresas.

Dónde me alojo

Dónde me alojo

Venecia es única, inolvidable, inimitable, incomparable y en cuanto a alojamiento inacabable. El abanico de opciones cubre absolutamente todos los sectores posibles, así que podeis bucear en su enorme oferta y decantaros por los alojamientos que más os convengan según vuestras propias necesidades. Es conveniente tener en cuenta que es una ciudad donde los alojamientos son, salvo excepciones de gran lujo, para dormir y poco más, así que suelen gozar de pocas comodidades. Y recordad que el espacio es un bien muy preciado en una ciudad que se agolpa sobre si misma mientras la laguna la engulle lenta pero incesante.

Personalmente voy a hacer dos recomendaciones, por las cuales yo me decanté y acabé contenta, teniendo en cuenta las expectativas iniciales.

La primera de ellas fue la que me acogió nada más llegar a la ciudad, teniendo en cuenta el cansancio del viaje me pareció el lugar más fabuloso del mundo. Se trata de un hotel típicamente veneciano, de tres estrellas, edificio antiguo por fuera, angosto por dentro, muchas escaleras, recepción pequeña, en una calle estrecha pero muy cerca de la plaza San Marco (parada Zacaria) algunas habitaciones se encuentran muy bien reformadas, la decoración interior es muy bonita, tiene dos edificios pegados, uno de ellos sin ascensor (el que me tocó a mí, realmente no tenía donde elegir habiendo llegado a la una de la noche), comedor bastante grande para el tamaño general del hotel, muy buena comida en el desayuno. En definitiva es un hotel guerrero, sin demasiadas comodidades, para dormir y salir pitando cada mañana para conocer la ciudad. Hotel económico para lo que hay en Venecia y, muy importante ya que no abunda en la ciudad de los canales, con desayuno incluido.

La segunda de los alojamientos que probé fue sin duda la sorpresa de mi viaje. Casa Fornaretto es una casa de vacaciones gestionada por la pensión Palazzo Rosa. No os voy a mentir, exteriormente es horrible, cuando llegué por primera vez pasé de largo, a parte de que no tiene letrero, mi subconsciente parecía querer rehuir el ruinoso edificio. Parece una casa en ruinas pero al abrir la puerta, el interior te deslumbra. La reforma interior es exquisita y las comodidades máximas. La amplitud de las estancias, sobretodo de la habitación, me desahogó bastante en una ciudad plagada de estrecheces. La ubicación es idela para visitar la zona de Rialto y alrededores (parada Ca’D’oro). Únicamente tiene servicio de alojamiento (no podreis desayunar, comer ni cenar), pero se agradece un lugar tan cómodo despues de tanto trasiego, sobretodo al precio ajustadísimo que te lo brindan. Sin duda yo lo viví como un pequeño oasis en medio del desierto.

Dónde comer

Dónde comer

Si la oferta de alojamiento es amplia y variada, la de restauración es inacabable. Es fácil caer en las garras de algún restaurante con mucho marketing, poca comida y, claro está, precio prohibitivo. Cuanto más te acerques a algún lugar emblemático, más costará abonar su cuenta.

Yo os voy a recomendar dos lugares, uno para comer y otro para cenar, donde comí muy bien y a precio más que razonable. Tengo que reconocer que confié a ciegas en la recepcionista de Casa Fornaretto a la hora de elegirlos y con estas líneas le agradezco, tanto su buena disponibilidad como la recomendación de restauración.

Rosticceria Gislon

Se trata de una ‘rosticceria’ con décadas de antigüedad. No es un restaurante al uso, es pequeño, antiguo y está bastante escondido, pero donde podréis saborear comida típicamente veneciana. Es posible acomodarse en la barra o, en una de sus minúsculas mesas (recomiendo la primera opción por espacio vital y por poder hablar con los camareros sin levantarse de la silla). Tienen una gran cantidad de platos típicos en carta o la posibilidad de acercaros al mostrador de vidrio y escoger aquello que os venga de gusto (yo hice ambas cosas). Les pedí que me recomendaran algo típico y acertaron de pleno. Os lo recomiendo para la hora de comer porque, si bien es un lugar con pocas comodidades y abarrotado, te deleitarás con la comida de la zona y podrás decir que hass estado en uno de los restaurantes de comidá “rápida” más emblemáticos de Venecia.

Rosticceria Gislon

Rosso Pomodoro

Mi recomendación para la cena es este restaurante ubicado a tiro de piedra de la plaza San Marco. Es un restaurante italiano al uso pero con los matices de la comida veneciana. Os lo recomiendo para probar pasta y pizza sobretodo. Se encuentra en una calle angosta (como no podía ser de otra manera), pero el local está perfectamente restaurado. A pesar de que siempre está lleno, podréis tomároslo con más calma antes de dirigiros a vuestro hotel para descansar. En definitiva buena comida italiana a buen precio.

Restaurante Rosso Pomodoro

Extra

Extra

Burano es la primera de mis dos recomendaciones extra que no podía saltarme en mi visita a Venecia. Se trata de una pequeña isla que, como Venecia, se encuentra en la laguna, a apenas 7 kilometros de la ciudad de los canales. A parte de ser una Venecia en miniatura, lo más epectacular de la pequeña isla es el colorido de sus apiladas viviendas y el cuidadoso mantenimiento de las mismas, en contraposición a las de Venecia. Llama la atención también su campanario inclinado en la única iglesia de la isla, la de San Martino. Para llegar lo más sencillo es montarse en la línea de Vaporetto que pasa por la isla. Podreis consultarlo en el mapa que os he dejado en el post. Se encuentra al noreste de Venecia.

Murano es la segunda de mis recomendaciones. Se encuentra también al norte de la isla de Venecia pero a un kilómetro escaso de esta. Es bastante más grande que la pequeña Burano y es mundialmente conocida por la fabricación de vidrio artesanal soplado de alta calidad. Lámparas, vasos, copas, adornos…no podréis evitar llevaros un recuerdo de la isla. Como puntos de interés recomiendo la iglesia de Santa María y San Donato y el museo del vidrio.

Para llegar os recomiendo el mismo transporte que para visitar Burano, pero, al estar más cerca, el traslado será mucho más rápido.

Sport Hotel Hermitage & Spa

Sport Hotel Hermitage & Spa

El descanso deseado

Sport Hotel Hermitage & Spa es un hotel en el corazón de Andorra, en pleno Pirineo, donde disfrutar del deporte con las máximas comodidades. Pensado especialmente para disfrutar de la nieve por el dia y de los servicios exclusivos de su solemne Spa al atardecer.

La Llegada

A la llegada del hotel ya te sientes especial, te cogen las maletas y las llaves del coche y ya no te has de preocupar por nada solo de disfruta!! El hall es impresionante la madera rodea cualquier detalle allá donde llega tu vista, los enormes ventanales ofrecen un baño de nieve a los pies de las pistas de Soldeu, un dulce olor invade todas las estancias, fenomenal recibimiento por parte de todo el personal, amazing!!

Las instalaciones

Sin duda el Spa es su punto fuerte, 5000 metros cuadrados dedicados al bienestar, distribuidos en tres plantas y de acceso gratuito para los clientes del hotel. Encontraremos  distintas piscinas a diferente temperatura, un camino de guijarros y una gran laguna con chorros de hidroterapia, masaje subacuático y acceso directo a 2 bañeras de hidroterapia exteriores, donde disfrutaras del bienestar de sus aguas mientras la nieve se desliza sobre ti. Un ascensor acristalado te transportara, literalmente, al interior de la piscina climatizada, espectacular.

La habitación

Todas las habitaciones son suites de gran confort, con carta de almohadas de todas las clases!! (esto me parecio increible!) Las sabanas de algodón egipcio te envuelven mirando hacia la montaña con vistas espectaculares, tomando un cafe Nespresso con servicio de 24h exclusivo para ti. Los “amenities” de Aqua Di Parma y el albornoz manta te hacen mucho mas placentera la estancia.

Despues de la sesión de  Spa dejaban chocolates, agua y velas en la habitación, todo un detalle… Cenamos exquisitamente utilizando el room service sin coste extra , cena de calidad.

Restauración

En el desayuno me sentí como Julia Robers en Pretty Woman ;), ofrecen la mejor mesa, te retiran la silla para poder sentarte y otro camarero ya está sirviendote el café mientras a la carta tienes productos de primera calidad como Jamon de 5J self services de bolleria, zumos y embutidos. En todo momento pendientes de ti  y todo con vistas espectaculares a la montaña.

En la cena estuvimos en Glass Bar, de estilo Francés, con música delicada, asientos de piel y lámparas araña donde elejimos sushi y ensalada, todo elaborado por los chefs con estrella Michelin.

Servicio

Habitación

Instalaciones

Servicio

General

Localización

Sport Hotel Hermitage & Spa

Visita la web del hotel